martes, febrero 13, 2007

Autoridades alertan de futura escasez de médicos en España

En cualquier lugar de España:

Juan, de 28 años: a los 16 años dejó de estudiar por aburrimiento. Tras dos años de vacaciones, sus padres lo apuntaron a un curso de fontanería que costaba 900 euros al mes. Tras seis meses de cursillo, empieza a trabajar. Dos años más tarde le hacen fijo en su empresa y monta un pequeño negocio de fontanería. A los 22
años se compra un Audi por 25.000 euros que paga en menos de un año. A los 25 años entrega la entrada para su vivienda y firma la hipoteca, y un año después se casa: 200 invitados asisten a su boda y se van a Tailandia de viaje de novios. Hoy tiene un hijo, gana 2.500 euros al mes y en su negocio ha tenido que contratar a tres empleados que trabajan a pleno rendimiento. Ayer recibió en su despacho a JLS, un empresario que le pidió el favor de que le hiciera una obra en su domicilio, el precio no importa.

Luis, de 30 años: a los 16 años estudiaba cuatro horas diarias. A los 18 años aprueba selectividad y se matricula en una facultad de medicina. Seis años estudiando. A los 24 años obtiene su título de médico y se presenta al examen MIR. Una mala noche y un dolor de cabeza ese día hacen que fracase en el examen, así que debe esperar un año más preparando de nuevo el examen. Sus padres pagan la academia, su título de médico no le permite trabajar en el sistema público sanitario español. A los 25 años aprueba el examen MIR e inicia la residencia de cuatro años. Gana apenas 750 euros y con entre cinco y siete guardias al mes apenas llega a los 1.200 euros. "Disfruta" de un estatuto "especial", una ley que le impide incluso trabajar echando horas extra en el videoclub de su padre para complementar su escasa remuneración. Vive en un piso de alquiler con otros tres médicos residentes y se ha comprado un Ford Fiesta de segunda mano que piensa pagarlo a plazos durante los próximos cinco años. De vivienda, ni hablar.

La pasada semana recibió una carta: una citación de un juzgado. Al parecer dio un alta hace unos meses a las 4 de la madrugada tras 19 horas trabajando sin parar y el paciente evolucionó mal. Acabó la residencia con 30 años, sin vehículo, sin casa, sin dinero y sin familia propia. Ha trabajado 23 días en los últimos dos meses, en este tiempo le han hecho ocho contratos: cinco de guardias sueltas y tres con el 60 por ciento del sueldo. Ha ganado 2.700 euros en estos dos meses y actualmente está en paro. Hace tres días se cruzó en el pasillo con el empresario JLS, que le increpó porque llevaba esperando dos horas por su dolor de rodillas.

Fernando, de 16 años: hermano de Luis y de Juan. Tras sopesar la situación de sus hermanos mayores, no lo ha dudado: ha dejado los estudios y ha empezado a trabajar como peón de albañil en la empresa de Juan.

Titular del periódico: "Las autoridades sanitarias advierten de que en pocos años habrá escasez de médicos en España. La causa de esta falta de médicos aún es desconocida".

- Salvador Pendón Fernández, Vocal de Residentes de la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria. Texto publicado como Carta del lector en Diariomedico.com el 21/12/2006.

(Vía e-mail)

2 se cuentan algo

marteta (proyecto de medico) dijo...

me gusta (aun que sea por motivos casi-personales por tu parte,jejeje) que alguien se de cuenta de esto. vivimos casi la mitad de nuestra vida puteadas por cumplir nuestra vocación, y ni el gobierno ni la gente corriente se da cuenta. ya lo dice mi padre: los medicos somos como los orinales, todo el mundo se caga en ellos, pero cuando los necesitas los buscas rapidamente.
gracias por la entrada

Anónimo dijo...

Efectivamente, hoy han pasado ya tres años de aquel artículo de Diario Médico y pretenden hacernos creer que ahora ya ha llegado el momento en que se ha materializado aquella amenaza de falta de médicos y que urge tomar medidas radicales: abrir facultades, traerse médicos de otros países, homologar a dichos médicos saltándose los cauces legales...
Y, mientras tanto, los médicos formados en nuestro país, apreciados en otros países en los que en otros ámbitos de la vida y de la industria nos consideran subdesarrollados, emigran a dichos lugares porque allí son tratados como corresponde a su nivel de formación y de responsabilidad...
A pesar de esa escasez que dicen que existe se siguen manteniendo infinidad de tipos de contratos, todos ellos leoninos. En el ámbito de las urgencias de Atención Primaria, yo he trabajado con varias gerencias de varias comunidades autónomas y en todas es lo mismo: quien "gestiona" la contratación de médicos es un administrativo que se permite el lujo de seleccionar a los médicos en función de lo "cómodos" que le resulten a dicho administrativo, es decir, el médico que acepta todos los servicios que le ofrecen es llamado y el que no es rechazado, independientemente de su nivel de formación o procedencia. ¿faltan médicos entonces?, No, lo que faltan es lo que los políticos-gestores-administrativosdeturno quieren: lo que faltan son Esclavos.